lo nuevo

Carlos Medina: “Para un escultor, el volumen siempre es el reto”

El artista barquisimetano, residenciado en Paris, fue premiado por la Asociación Internacional de Críticos de Arte, capítulo Venezuela, en la categoría Proyección Internacional.


Quienes recorren a diario y en sentido este-oeste la autopista Francisco Fajardo, saben ya que a la altura del CCCT siempre van a poder apreciar unas inmensas gotas plateadas que recuerdan la abundancia del agua que cae en la ciudad durante la temporada de lluvia. Esas gotas, sin embargo, no mojan, pero empapan de arte a aquellos que fijan fugazmente su mirada en ellas, en ese conjunto escultórico creado por el artista Carlos Medina (Barquisimeto, 1953), quien en días recientes recibió en París, donde reside, la noticia, la buena noticia, de que la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA), capítulo Venezuela, lo premió como el artista local de mayor proyección en el mundo.


El reconocimiento de la AICA representa para Medina “una motivación para continuar, una señal de que estoy en el camino correcto y un compromiso para honrar ese reconocimiento y dar continuidad al legado de nuestros maestros (mis maestros) Otero, Soto, Cruz-Diez y Guinand, a quienes en gran parte les debo ser un artista sin atrasos, en el ahora y que mis aportes y mi discurso respondan a la esencia y al tiempo”, dice desde la capital francesa.


Carlos Medina se graduó en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas “Cristóbal Rojas” de Caracas en 1975, y desde entonces ha desarrollado una destacada trayectoria de más de cuatro décadas, durante la cual ha sido invitado a importantes simposios, bienales y ferias en América, Asia y Europa, y ha expuesto su obra de manera colectiva e individual en prestigiosos museos y galerías de Venezuela, Francia, España, Italia, Estados Unidos, Panamá, México, Bélgica, Argentina, Colombia, Egipto, Ecuador, Austria, la antigua Yugoslavia, Chile, Costa Rica y Corea del Sur, entre otros países. Asimismo, en 2017 publicó en París el libro Medina. De lo material a lo esencial, en versiones español-inglés/español-francés, bautizado en la Galería Denise René - Rive Gauche.

Fragmento de "Lluvia para Caracas", 1989-2014 (CORTESÍA)


-Usted ha enfocado su carrera hacia el exterior; de hecho, la AICA lo premia en la categoría de Proyección Internacional. ¿Buscó esa proyección o llegó por el impacto que ha tenido su obra en el extranjero? ¿Qué tiene de local, de venezolana, la obra de Carlos Medina?

-Me radico en París hace cinco años, y no antes, porque sentí que era el momento en el cual la evolución de mi obra había alcanzado un punto en el cual tendría una lectura y habría algo nuevo que decir dentro del panorama de las ciudades que siguen siendo el concepto o la vanguardia en el arte. Por ello, creo que es un poco el camino intermedio entre saber que es el momento y arriesgarse al reto de conquistar espacios logrando el impacto esperado de la obra.


“De venezolano -prosigue-, mi trabajo tiene mi esencia entre Barquisimeto y Caracas, reinterpretando la lluvia y sus gotas, las nubes, las hojas, las olas, las ciénagas, las ondas expansivas. Sin embargo, para mí lo importante es traducir el trabajo que parte de esa esencia al lenguaje o conexión universal que todos tenemos con la geometría pura y con la naturaleza”.


-¿Por qué le interesan tanto los grandes volúmenes que, además, parecen desafiar las leyes físicas, como la de la gravedad?

-Para un escultor, el volumen siempre es el reto. Moldear y crear en distintos materiales esos volúmenes es el resultado buscado, sobre todo para la escultura pública. Sin embargo, poco a poco he querido aligerar el peso y el volumen, viajar hacia la espacialidad y es por ello, y por ser coherente con ese discurso, que las piezas deben liberarse de soportes y de alguna manera suspenderse o flotar, para que se sientan etéreas, ingrávidas, a pesar de su escala o peso.

"Sphères Neutrinos 2". Jardines del Palais Royal, París (CORTESÍA)


-¿Qué temas lo inspiran?, ¿cómo los transforma en esculturas monumentales?

-Más que inspiración, es observación lo que me lleva, por ejemplo, a mirar un “fragmento de lluvia”, de “neutrinos” o “superficies” y detenerlos en el espacio-tiempo para que podamos apreciarlos más allá de lo fugaz de su presencia. La gran mayoría de mis piezas las visualizo a escala monumental. De allí la idea va tomando forma a través de bocetos mentales, dibujos, estudios, la integro al espacio y la escala, selecciono los materiales que traducen el concepto, creo maquetas, pruebas de artista, y ya allí está lista la obra para su realización a cualquier escala, pero siempre con ese deseo de llevarla en el momento y lugar oportuno a gran escala.


Recientemente, Carlos Medina ganó, en alianza con el Atelier Cruz-Diez París, el proyecto de intervención artística permanente con su propuesta Hojas, para mobiliario y escultura, en la plaza de la Gare Bussy Saint George, puerta de entrada a Eurodisney París y cuya instalación está prevista para septiembre de 2021.


En la agenda del artista para el año que viene se incluye una invitación a participar en el proyecto Gracias Madrid, “una iniciativa llevada a cabo por el equipo de AGM Art, y que cuenta con el respaldo de la alcaldía de Madrid, para la integración de esculturas monumentales de artistas venezolanos a espacios de la ciudad, y así agradecer la acogida que esta ciudad ha tenido para con nuestros artistas y venezolanos en general”.


“Igualmente, estoy enfocado en retomar exposiciones y experiencias en Caracas, París, Nueva York, Miami, Dubái, Italia y otros espacios de Centro Europa y Latinoamérica, que han sido postergados, pero que verán su reactivación en este esperado 2021, que será el inicio de la celebración de mis cincuenta años de trayectoria”, concluye el artista.



Más en: https://www.eluniversal.com/entretenimiento/86898/carlos-medina-para-un-escultor-el-volumen-siempre-es-el-reto.

Artista plástico venezolano. Barquisimeto 1953

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean