lo nuevo

Carlos Medina: cruce de dimensiones y espacios temporales por Dennys Matos




El día de la inauguración de Carlos Medina. Beyond the Visible (Ascaso Gallery, 2021) fue el primer gran aguacero de mayo en Miami. Era una cortina de gotas grandes cayendo sobre los cristales. Aún así la galería estaba llena de personas que al poco de llegar con las mascarillas puestas, se las iban quitando al calor de la conversación. Se notaba cierta euforia en el ambiente. Era notable también que las vacunas anti Covid-19 estaban disipando el horizonte del miedo instalado en la psicología social tras más de un año de pandemia.

‘Rain’, cilindro, 1999-2021, intervención espacial de 60 piezas de aluminio pulido, piezas talladas y nylon. Dimesiones variables. Ascaso Gallery/fotos Mariano Costa Peuser y Rafael Guillén


Nada más entrar, sacudiendo aún las gotas del paraguas, me topo con una instalación de Carlos Medina (Barquisimeto, Venezuela, 1953) hecha precisamente de grandes gotas de agua en aluminio pulido titulada Rain. Cylinder, (1999-2021). Gotas gruesas cayendo en perpendicular sobre el suelo de la galería un tanto a la manera en que, minutos antes, caían intensamente sobre el Downtown de Miami. Esta instalación abre el recorrido por una muestra compuesta por casi 50 obras, donde destacan además otras como, por ejemplo, las serie Neutrinos con 23 piezas (2021), la serie Superficies con 13 obras que van, desde 2011, hasta 2016 y serie Malévich, con 4 obras de 2013.


En 1971 ingresa a la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas Cristóbal Rojas de Caracas. En 1977 viaja a Italia y se instala en Carrara con becas sucesivamente otorgadas por el gobierno italiano y, en un segundo mandato, por Fundarte, Caracas. A lo largo de su trayectoria artística ha presentado numerosas exposiciones individuales y participado en importantes muestras colectivas, entre las que destacan los simposios internacionales de escultura celebrados en Ostende, Bélgica (1980) y Lindabrunn, Austria (1981). En 1984 regresa a Caracas y retoma esculturas de hierro y acero a escala urbana. Su trabajo ha cambiado con el tiempo, pero sigue centrado en la abstracción geométrica y orgánica. Medina vive entre Venezuela y París.



Exhibición ‘Carlos Medina. Beyond the Visible’ en Ascaso Gallery. Cortesía/Ascaso Gallery


Luego de recorrer la muestra, sentimos que el carácter instalativo aéreo es uno de los rasgos más importante en la trayectoria poética dentro de los dominios de la neo abstracción realizada por Medina. Porque en Beyond the Visible, las obras de pared y aquellas instalativas repartidas en el vacío y techo de la galería comparten casi el mismo protagonismo. Por lo que al caminar entre las piezas, tan pronto la vista va hacia arriba, hacia al espacio vacío intermedio, como tan pronto buscaba detalles en el suelo. Sumergiendo al espectador en un cruce de dimensiones y espacios temporales distintos. Unas veces separadas, poniendo de manifiesto el vacío del espacio y su expansión; en otras, las obras están contiguas, concentrando la espacialidad que las separa. Sin embargo, pareciera que son las instalaciones las que más captan el dinamismo del montaje de la muestra



‘Neutrino Ring 1’, 2021, alambre de acero en aro de policarbonato. Mariano Costa Peuser MCPeuser



Que la obra de Medina haga un énfasis importante en los conceptos de Neutrinos, en el de superficies, círculos o haga referencias a la relación gravedad-ingravidez como sucede en la instalación de las gotas de agua, apunta hacia un marcado interés del artista por una especie de “fenomenología de la percepción”. Apunta hacia una mirada que, desde el lenguaje de la abstracción, se adentra en el mundo de la ciencia para crear un imaginario que otorga visibilidad a aquellos fenómenos que no son perceptibles para los sentidos. Y esto es una idea que el artista retoma de su anterior muestra Carlos Medina. Essential (Ascaso Gallery, 2016).


En aquella ocasión, entre otras obras, Medina presentó una bella instalación Neutrinos AGM Spatial Intervention (2016) donde el espectador tenía la sensación de estar accediendo a un micro mundo de la naturaleza en su dimensión más física; a la representación de un orden material inaprensible por la percepción humana. Ese discurso, que es un discurso esencial de la modernidad artística, revindica que cada arte busca ir a la especificidad de su medio. Y en el caso de las obras inmersas en la abstracción geométrica, avanza hacia la idea de que la expresión artística puede traducirse, esencialmente, a líneas, colores y planos, como por ejemplo se enfatiza en la serie Malévich, de la actual muestra Beyond the visible. Tanto esta muestra como en la anterior Essential, Medina refuerza la autonomía de la esfera artística como uno de los atributos distintivos que comparte con el resto de los saberes modernos.



Exhibición ‘Carlos Medina. Beyond the Visible’ en Ascaso Gallery. Cortesía/Ascaso Gallery

En la serie Malévich, cuya materialidad es de naturaleza física más compacta y por ello, también, más tangible, se asume la autonomía como ideología estética, como también en las obras instalativas: Neutrinos y Rain. Cylinder. Pero en estas, en cambio, Medina se mueve más hacia lo ilusorio en un grado mayor que en aquellas obras de pared. Obras de pared que son, por decirlo de alguna manera, más tangibles y tal vez por ello, menos aéreas y volátiles. Y ello establece una tensión entre, por un lado, las obras inmersas en la poética más abstracta geométrica como Malévich y también la serie Superficie. Y, por el otro, las obras que forman Neutrinos o la instalación Rain. Cylinder, revestidas de una estética más conceptual. Pero ambas tensiones expresivas modulan, sin embargo, la conjunción tanto de lo perceptivo como, también, de lo conceptual. El mismo Medina apunta a esta intención de pulsar, tanto el mundo de la percepción, el de los sentidos humanos, como también el mundo de los conceptos cuando dice: “Busco destapar las sombras que viven de la luz y hacer visible la energía y sustancia de las partículas de neutrino, que siendo eterno e invisible puede atravesarlo todo”. Así, la vida es para el arte, tanto concepto como percepción; y podemos vivir y morir al mismo tiempo en un segundo eterno, del mismo modo que podemos, en nuestra humanidad, existir y ser, a la vez, visibles e invisibles como esas gotas de aguas que reflejan la luz al caer.

“Carlos Medina. Beyond the Visible”. Ascaso Gallery, 1325 NE 1st Ave., Miami, FL 33132. Hasta el 31 de julio. Para más info: www.ascasogallery.com.

Dennys Matos es crítico de arte y curador que reside y trabaja entre Miami y Madrid


Ver artículo en el Nuevo Herald